Hoteles

Arizona convirtió un silo para misiles en hotel 5 estrellas

En lo que probablemente sea una experiencia de vacaciones única, los viajeros ahora pueden alquilar y alojarse en un silo de misiles de la era de la Guerra Fría en la ciudad de Kansas (Arizona).

En la búsqueda constante por brindar nuevas experiencias turísticas, la posibilidad de alojarse en el Castillo de Subterra -que fue hogar de una ojiva nuclear en los primeros años de la década del ’60, representa una oportunidad única.
De acuerdo a The Topeka Capital-Journal, tras estar abandonado abandonado por décadas, Ed y Dianna Peden adquirieron la propiedad en 1994 y la reconstruyeron para transformarla en ”una mansión subterránea”.
Pero la idea de incluir el búnker en Airbnb, el mercado de alquiler on line, fue de su vecino Matthew Fulkerson, quien actualmente trabaja recibiendo a los visitantes.
Subterra, en el condado rural de Wabaunsee, abrió sus puertas hace apenas seis meses, según The Journal.
Es el primer y único Airbnb disponible que es un silo de misiles transformado en hotel, dijo Fulkerson al matutino.
De acuerdo con el detalle en la página de Airbnb, la decoración del búnker tiene un ambiente ”bohemio ecléctico”, y allí los pasajeros pueden apreciar ”la historia de su transformación de un búnker a un hogar”.
El espacio subterráneo mide más de 18.000 pies cuadrados y está establecido sobre 33 acres de propiedad, que incluye un estanque, un círculo de piedra y una pista de aterrizaje sobre césped.
La estructura, construida en 1959, originalmente formaba parte de un anillo de nueve silos de la Fuerza Aérea estadounidense construidos alrededor de Topeka, precisó The Journal.
De acuerdo a los informes oficiales, las bases subterráneas fueron construidas durante el apogeo de la Guerra Fría y se prolongaron durante cuatro años antes de ser cerradas y abandonadas.
Fulkerson explicó que el edificio almacenaba ”un misil balístico intercontinental que tenía una ojiva nuclear 32 veces más poderosa que la lanzada sobre Hiroshima”, que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. ”Quienes vivieron aquí pensaron que tendrían que lanzar este misil en cualquier momento”.
Ahora, todo esto se transformó en ”un destino” turístico en sí mismo, agregó.
Además de la habitación en el piso principal, los huéspedes disponen de una cocina completa, baño privado, servicios de lavandería y una chimenea que brinda una ”sensación agradable y acogedora en los meses de otoño e invierno”, dijo.

Booking.com